El dandy. Creador de la moda actual

29/06/2012
lateral mod

La moda actual la impusieron los dandis.

En nuestra sociedad post-industrial la idea asociada al dandy es la de una persona preocupada, casi obsesionada, con la moda y el vestir elegante o incluso estrafalario. Por tanto, gente que ocupa buena parte de sus emergías en algo estético y superficial; pero inicialmente fueron mucho más que eso.

Dandy, palabra de origen desconocido


No se sabe de donde procede la palabra dandy. Existió un James Edgar Dandy, sin embargo el persoja nació en el siglo XX, por tanto no puedo dar nombre a ese estereotipo social. Asimismo, en Escocia se utilizaba la palabra dandy para denominar a las personas preocupadas por el vestir en las fiestas; pero sólo en las fiestas, por lo que no existe acuerdo si proviene de allí la palabra.

En lo que sí existe cierto consenso es que los dandis fueron todos ingleses y franceses, especialmente de Londres y París, o al menos, todos los dandis del mundo aprendieron los modales y las conductas en estas dos ciudades y posteriormente los llevaron a sus lugares de origen. Ya fuesen ellos o las revistas de moda que comenzaron a proliferar a mediados del siglo XIX.

Un referente social


El dandy es una figura de imposible aparición en la Edad Media o la Edad Antigüa, porque está intrínsecamente ligado a la industrialización, al encubrimiento de la burguesía de la que formaban parte, a la variedad de oferta, a la producción en masa y, como vino a decir Jerry Paramo, a las grandes máquinas creadas para viajar o para otros fines.

Cuando George Brummell, y después Benjamin Disraeli, Oscar Wild o Robert de Montesquiou, entre tantos otros, comenzaron a subir en la escala social, con sus formas de vestir sobrias y al mismo tiempo de buen gusto; también lo hicieron por su forma de vida y sus escándalos. Eran personas consideradas casi impenetrables, a veces impertinentes e inconformistas con una aristocracia en crisis y cada vez más devaluada; pero aún dominante.

En un momento de cambios constantes por la industrialización, las revoluciones en Francia y después en Bélgica o España; los viejos referentes morales de siempre perdieron fuerza. Sacerdotes, obispos o nobles cada vez eran tenidos menos en cuenta. Asimismo se venía del romanticismo, de las pasiones exacerbadas, con su culto a la Naturaleza, aspectos de la vida que despreciaban en mayor o menor medida estos personajes. Por eso, los dandis chocaban y dislocaban. Se cuentan de Brummel que cuando fue preguntado por su lago favorito, los lagos de las Tierras Altas escocesas eran de casi obligada devoción para los románticos ingleses, se giró y preguntó a un camarero ¿Cual es mi lago favorito?.

En un tiempo de tantos cambios, gente que no daba importancia a las convenciones eran tenidos por visionarios, patrones de nuevas modas y conductas, y muchos lo fueron. Sin embargo, esas actitudes, enfrentadas a cualquier poder establecido, pueden pagarse muy caras y no todos los dandis estuvieron dispuestos a pagar. Brummell si continuó en su línea y las relaciones con el Regente de Gran Bretaña cada vez fueron más tensas hasta terminar de cónsul en Calais arruinado. Sin embargo, otros dandis como Disrael lo vieron pronto y cambiaron de actitud por otra más moderada, incluso llegó a ser primer ministro del Reino Unido.

Con todo, aquellos dandis nos han dejado un legado que perdura: es el siempre vestir corbata con el traje, lucir el blanco y negro o que la moda masculina no sea llamativa ni recargada, como lo había sido en siglos pasados.
El dandy. Creador de la moda actual
Tel. 920 22 69 31     |         Donde estamos     |     Contáctenos